Tras la dimisión de Prandelli, ya son 5 los inquilinos del banquillo de Mestalla en la era Peter Lim. Nuno Espírito Santo, Voro (de forma provisional), Gary Neville, Pako Ayestarán, Voro (de nuevo de forma provisional) y el último, Cesare Prandelli que ha dimitido en la tarde de hoy.

Con una plantilla por valor de 202 millones de euros, el equipo marcha decimoséptimo en la clasificación de Primera División, aunque se encuentra aún vivo en la Copa del Rey.

Este verano se produjo una amplia renovación en el vestuario ché. Jugadores importantes como Alcácer, Mustafi, Javi Fuego, André Gomes o Barragán, entre otros, salieron del club.

En su lugar llegaron 7 fichajes con una media de edad de 24´9 años. Conformándose así una plantilla con jugadores de calidad pero muy jóvenes.

A lo largo de la temporada se han producido numerosos incidentes, en varios de los cuales estaba envuelto el propio capitán del equipo,Dani Parejo, que hacían presagiar que algo raro estaba pasando dentro del vestuario.

El espectáculo más dantesco ocurrió hace apenas 3 semanas cuando Cesare Prandelli explotó en rueda de prensa tras el plantón de unos jugadores que, en vez de salir a entrenar a su hora, permanecieron en el vestuario haciendo esperar durante bastantes minutos al cuerpo técnico con el trabajo ya preparado en el campo.

En este vídeo de los compañeros de Sportyou, podemos ver las imágenes del citado incidente y la rueda de prensa de Cesare Prandelli.

Tras la dimisión del italiano, Voro volverá a asumir la dirección del equipo en funciones hasta que el club se decante por un nuevo entrenador. Curro Torres, entrenador del filial, suena para dirigir el equipo hasta final de temporada.

Ya sabemos que en ésto del fútbol, cuando las cosas no marchan bien, los que suelen salir perjudicados son los entrenadores. Pero difícil es la papeleta que se le antoja a Curro Torres o al que finalmente asuma la dirección del equipo.

Y es que es muy importante trabajar bien táctica, técnica, física y psicológicamente, pero cuando los jugadores no quieren y existe falta de compromiso, por mucho trabajo que haya detrás del resto de componentes del equipo e incluso del club, es complicado que se den buenos resultados.